miércoles, 11 de enero de 2017

Eguzki reclama al Gobierno Vasco que invierta en el saneamiento de Errekabeltz-Ziako.

También en el resto de proyectos de saneamiento pendientes


Eguzki ha denunciado que son muchos los proyectos de saneamiento pendientes que siguen acumulando retrasos, fundamentalmente porque el Gobierno Vasco no realiza las inversiones a las que en su día se comprometió. En este sentido, la organización ecologista reclama al nuevo ejecutivo de Urkullu que aborde esta cuestión como se merece, empezando por reflejarla en los presupuestos que está elaborando para 2017.

Desembocadura de Errekabeltz, en el Oria
Entre los proyectos pendientes se encuentra el saneamiento de Ziako Erreka o Errekabeltz, que figuraba ya en el Acuerdo Marco interinstitucional para la construcción de infraestructuras hidráulicas en Gipuzkoa en el período 2007-2011. Esos trabajos no solo no se han realizado, sino que, según la nueva planificación, aprobada este mismo año que acabamos de dejar atrás, no está previsto acometer el grueso de los mismos hasta el período... ¡2022-2027! En las actuales circunstancias, eso es poco menos que admitir que Ziako Erreka va a seguir vertiendo directamente al Oria sine diae. Y no precisamente las aguas residuales de cuatro caseríos aislados, sino las de todas las viviendas e industrias situadas a lo largo de Gudarien Etorbidea, Geltoki, Buruntza, Bazkardo, Kale Txiki, Avenida Gudaris y Ama Kandida. De hecho, este no es el único, pero sí el más importante, sin duda, de los problemas de saneamiento que quedaron pendientes en Andoain tras la entrada en servicio de la depuradora de Aduna en 2013.
El pacto de gobierno firmado entre PNV y PSE, entre otras muchas cosas, dice lo siguiente: "Se procederá al desarrollo y ejecución de las infraestructuras hidráulicas de abastecimiento, saneamiento y depuración del agua, de conformidad con la planificación existente". Pero la planificación existente incluye plazos, que, como hemos visto en el caso de Ziako Erreka, se vienen incumpliendo de manera reiterada. De modo que, salvo que por parte del Gobierno Vasco haya un compromiso presupuestario suficiente, que hasta ahora no ha existido, este apartado del pacto quedará en papel mojado.
         Una idea que oímos con frecuencia es que los proyectos de saneamiento pendientes se irán ejecutando a medida que haya “disponibilidad presupuestaria”. Pero dinero, haberlo haylo, y, en esta cuestión, como en todas, es cuestión de prioridades. Otra cosa es que, como en el año que acaba de terminar, el Gobierno haya destinado el 72% del presupuesto de inversiones del Departamento al TAV, cuya financiación corresponde además a Madrid. Y, claro, con la “calderilla” que le quede no le llegue para hacer frente a sus propias competencias y, en concreto, a sus compromisos en materia de saneamiento.

¿Cuando llegaraán las aguas sucias de más de la mitad de lo andoaindarras a estas instatalacines de Aduna?

         ¿Que el TAV es "estratégico"? ¿Y el saneamiento no lo es? Desde nuestro punto de vista, los proyectos de saneamiento son más que estratégicos, pues son simplemente básicos. Ya sabemos que no son tan glamourosos como otra clase de proyectos. Sin embargo, parafraseando a Bertolt Brecht, nosotros pensamos que, del mismo modo que hay proyectos malos, malísimos y nefastos, también los hay buenos, muy buenos y mejores; y luego están los que, como los relacionados con el saneamiento, son imprescindibles.
Eguzki, enero de 2017

P.D. Más información sobre los proyectos de saneamiento pendientes en Gipuzkoa debido a los incumplimientos del Gobierno Vasco en:
http://eguzki.org/es/2016/12/28/ibaiak-saneatzeko-hainbat-proiektuk-atzerapena-pilatzen-jarraitzen-dute-jaurlaritzak-ez-duelako-horiek-finantzatzeko-konpromisorik-betetzen/

No hay comentarios:

Publicar un comentario